• NEONATOLOGÍA

  • CONSULTA PRENATAL

  • PREMATUREZ

  • CONSULTA DE URGENCIA

  • Neonatología

    La neonatología es la rama de la pediatría dedicada a la atención del recién nacido sano o enfermo, enfocada al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del bebé durante los primeros 28 días de vida. Desde la atención médica del recién nacido en la sala de partos, los primeros 7 días postparto, hasta los 28 días de vida del niño, posterior a los cuales se le considera como "lactante" entrando ya al campo de la pediatría propiamente dicha. Nuestros principales pacientes son los recién nacidos que están enfermos o requieren un cuidado especial debido a que son prematuros, tienen bajo peso o sufren malformaciones..

  • Consulta Prenatal

    La consulta prenatal se enfoca a revisar a la madre gestante para identificar y atender los factores de riesgo que puedan complicar el nacimiento de su bebé como: Embarazos de alto riesgo Edad por arriba de 35 años Desnutrición Aspectos emocionales que presentan alguna alteración en la dinámica familiar El uso de medicamentos Tabaquismo Drogas Alcoholismo Enfermedades propias del embarazo (pre-eclampsia, infecciones, hemorragias, diabetes, hipertensión arterial). .

  • Atención las 24 hrs

    Podemos atenderle a cualquier hora en caso de Emergencia

  • Consulta de Urgencias

    De acuerdo a la Asociación Médica Americana que dice que "Una urgencia es toda aquella situación, que en opinión del paciente, su familia o quienquiera que toma la decisión, requiere una atención médica inmediata" En el mismo sentido, las emergencias quedan definidas "como aquellas urgencias que necesitan un mayor grado de complejidad para su resolución y comportan un compromiso vital o riesgos de secuelas graves permanentes", para el paciente. Pero también, la urgencia puede definirse como una situación clínica con capacidad para generar deterioro o peligro para la salud o la vida del paciente en función del tiempo transcurrido entre su aparición y la instauración del tratamiento efectivo.

Enfermedades
Alergias nasales
Los síntomas de alergia nasal pueden ser provocados por una variedad de alergenos ambientales incluyendo los alergenos de los espacios interiores tales como los ácaros de polvo, los animales domésticos y las plagas, así como los alergenos que se encuentran al aire libre como el polen.
El moho, que se encuentra tanto al aire libre como en los espacios interiores, también puede desencadenar los síntomas de la alergia nasal.
Se debe realizar una evaluación para detectar alergias y determinar, en caso de haberlas, si su niño es alérgico a los alérgenos ambientales.
Bronquiolitis
La bronquiolitis es una infección que hace que los pequeños tubos para respirar de los pulmones (bronquiolos) se inflamen.
Esto bloquea el flujo de aire hacia los pulmones, haciendo que sea difícil respirar.
Ocurre con mayor frecuencia en los bebés porque sus vías respiratorias son más pequeñas y se ven bloqueadas con mayor facilidad que en niños mayores.
La bronquiolitis no es lo mismo que la bronquitis, que es una infección de las vías respiratorias más grandes y centrales que típicamente causa problemas en adultos.
Cardiopatía congénita
La cardiopatía congénita es el tipo más común de malformación de nacimiento.
Sin embargo, en los últimos veinte o treinta años, los tratamientos médicos para este tipo de problemas han evolucionado significativamente, lo que ha dado como beneficio que estos niños crezcan sanos, se conviertan en adultos que a su vez tendrán sus propios hijos.
Los defectos de nacimiento como este, se atribuyen a causas genéticas o al medio-ambiente.
Cólico infantil
Desafortunadamente, no existe una explicación definitiva del por qué suceden los cólicos infantiles.
Con frecuencia, un cólico significa simplemente que el niño está inusualmente sensible al estímulo o no puede “auto-consolarse” ni regular su sistema nervioso.
A medida que vaya madurandando el bebé, mejorará su capacidad para auto-consolarse; marcada por constante llanto. Generalmente, el “llanto por cólico” se suspende a los tres o cuatro meses, pero puede durar hasta los seis meses de edad.
Algunas veces, en los bebés lactantes, el cólico es una señal de sensibilidad a un alimento en la dieta de la madre.
Esta incomodidad la ocasiona raras veces solo la sensibilidad a la proteína de la leche de fórmula.
El comportamiento típico de los cólicos también puede ser señal de un problema médico, como una hernia o algún tipo de enfermedad.
Convulsión inducida por fiebre
En algunos niños, la fiebre puede generar convulsiones. Las convulsiones febriles ocurren en un 2% a 5% de todos los niños de 6 meses a 5 años de edad. Las convulsiones, a veces llamadas "ataques", atemorizan a los padres, pero suelen ser inofensivas.
Una convulsión febril suele suceder durante las primeras horas de un episodio de fiebre. Es posible que el niño se vea raro por unos momentos, y que luego quede rígido, tiemble y le den vuelta los ojos. Por un breve tiempo no responderá a estímulos, tendrá la respiración entrecortada y la piel tal vez se vea un poco más oscura de lo habitual. Después de la convulsión, el niño vuelve a la normalidad rápidamente. Las convulsiones suelen durar menos de 1 minuto pero, si bien no es frecuente, pueden llegar a durar hasta 15 minutos.
Rara vez ocurren convulsiones febriles más de una vez en un período de 24 horas. Otros tipos de convulsiones (las que no son provocadas por fiebre) duran más, pueden afectar sólo una parte del cuerpo y pueden ocurrir reiteradamente.
Diarrea en los Niños
Lo que se debe y no se debe hacer Recuerde que en caso de diarrea se debe: Estar atento a los signos de deshidratación. Estos se presentan cuando un niño pierde demasiados líquidos y el cuerpo se va secando.
Los síntomas de deshidratación incluyen menor cantidad de orina, falta de lágrimas cuando el bebé llora, fiebre alta, boca seca, pérdida de peso, sed excesiva, desgano y ojos hundidos.
Mantener informado a su pediatra si hay algún cambio significativo en la forma en la que se comporta su hijo.
Informar si su hijo tiene sangre en sus deposiciones.
Informar si su hijo tiene fiebre alta (más de 39° C).
Continuar alimentando a su hijo si no tiene vómito.
Es probable que deba darle a su hijo cantidades de alimento más pequeñas de lo normal o darle alimentos que no alteren aún más su estómago. Si su hijo tiene sed, usar líquidos de reemplazo para la diarrea. Estos están hechos específicamente para los casos de diarrea.
No se debe:

Intentar preparar combinaciones especiales de sal y líquido en el hogar, a menos que su pediatra se lo indique y usted tenga los instrumentos adecuados.
Evitar que el niño coma si tiene hambre.
Usar leche hervida ni caldos o sopas salados.
Usar medicamentos “antidiarrea”, a menos que estén recetados por su pediatra.
Faringitis
La faringitis es causada por una bacteria llamada Streptococcus pyogenes. Hasta cierto punto, los síntomas de la faringitis dependen de la edad del niño. Bebés: pueden tener solo una fiebre baja y una secreción nasal espesa o con sangre.
Niños pequeños: también pueden tener secreción nasal espesa o con sangre y fiebre. Estos niños suelen estar irritables, pierden el apetito y muchas veces tienen los ganglios del cuello inflamados. A veces los niños pequeños se quejan de dolor de estómago y no de dolor de garganta.
Niños de más de tres años: suelen tener síntomas más fuertes; el dolor de garganta puede ser extremadamente doloroso, la fiebre sube arriba de 38,9 grados Celsius, hay ganglios inflamados en el cuello y pus en las amígdalas.
Es importante poder distinguir una faringitis (infección estreptocócica) de una infección viral, porque las infecciones estreptocócicas se tratan con antibióticos.
Bebés Prematuros
Los partos prematuros ocurren entre un 11% y un 13% de los embarazos. Casi el 60% de los mellizos, trillizos y otros tipos de partos múltiples provocan nacimientos prematuros.
Un nacimiento se considera “prematuro” cuando un niño nace antes de que se completen las 37 semanas de embarazo. Aunque también se clasifican otras categorías de nacimiento prematuro que incluyen la de “prematuro tardío” (34 a 36 semanas), “prematuro moderado” (32 a 36 semanas) y “muy prematuro” (menos de 32 semanas).
Es importante reconocer que los partos prematuros, incluso los prematuros tardíos, nunca deben realizarse para el beneficio de la madre o el médico obstetra. Las investigaciones han demostrado que los bebés prematuros tardíos tienen un riesgo mucho mayor de desenlaces negativos, y deben hacerse todos los esfuerzos para que los bebés completen el embarazo a término
Reflujo gastroesofágico en bebés
A veces, el regurgitar o devolver un poco de leche, está asociado con la enfermedad por reflujo gastroesofágico, ERGE o acidez crónica, que es por lo general una complicación mecánica temporal.
Si el estómago de su bebé está lleno o su posición cambia bruscamente, especialmente después de una toma, el contenido del estómago, comida mezclada con el ácido estomacal, presiona contra la válvula en la parte superior del estómago que se llama esfínter esofágico inferior. Este anillo de músculos normalmente se relaja para dejar pasar a los alimentos desde el esófago hasta el estómago y luego aprieta otra vez para mantener la comida allí.
Cuando no se ha desarrollado plenamente o se abre en el momento equivocado, el contenido del estómago regresa o vuelve a fluir hacia el esófago. En los bebés, el reflujo gastroesofágico rara vez causa síntomas o molestia y por lo general desaparece a medida que el tracto digestivo superior madura funcionalmente. El reflujo es principalmente un problema complicado y no es grave.
Gastroenteritis bacteriana con diarrea infecciosa
Señales y síntomas Dependiendo de bacteria que está causando la infección gastrointestinal, el niño puede presentar diarrea acuosa, diarrea con sangre y moco o una combinación de ambas. Pueden presentarse calambres abdominales fuertes y fiebre. Con determinadas bacterias, especialmente aquellas que ocasionan la diarrea del viajero, la diarrea tiende a ser acuosa y puede llevar a la deshidratación.
En un pequeño número de casos, puede desarrollarse una complicación grave llamada síndrome urémico hemolítico, usualmente en niños menores de 5 años de edad, aproximadamente dos semanas después de que comience la diarrea, especialmente cuando la infección se asocia con un tipo de E coli.
Para realizar un diagnóstico preciso y conocer el tipo de bacteria que está causando la infección, se puede solicitar análisis de las heces fecales para determinarlo y prescribir el tratamiento adecuado a cada caso.
Infección viral de las vías respiratorias bajas
A pesar de su tamaño microscópico, los virus son responsables de muchas enfermedades respiratorias infantiles. Cuando los virus invaden las células humanas, se apoderan de la máquina de las células para reproducirse. A medida que aumentan en cantidad, pueden causar enfermedades, algunas de ellas graves.
Los niños necesitan tratamiento médico urgente si muestran cualquiera de los siguientes síntomas:

Mucha dificultad para respirar o respiración rápida
Jadeo excesivo
Color gris o azulado de la piel
Fiebre alta
Secreción nasal espesa de color amarillo, verde o gris
Empeoramiento de la tos
Cansancio extremo (especialmente durante los momentos en que están normalmente activos)
Agende su Cita
Derechos Reservados 2016    Desarrollado por Cuuapps.mx Cuuapps.mx